2 octubre 2012 2 02 /10 /octubre /2012 00:12
   

lesbia.jpg

Es preferible absorber a un culpable que condenar a un inocente”
Estas fueron las palabras de Luis Ramón Biaggi el sacerdote que fue acusado por la violación y muerte de su hermana la joven Lesbia María Biaggi
El día 14 de octubre del año 1961 en la casa de la familia Cuam, se celebró una fiesta a la que acudieron Lesbia María Biaggi, su novio Rigoberto Franceschi y su hermano el sacerdote Luis Ramón Biaggi.
La fiesta culminó a las 11:00 de la noche, a esa hora el padre Biaggi, llevó al novio de Lesbia, posteriormente fue a su casa con su madre y su hermana
De acuerdo a su testimonio a las seis de la mañana del día siguiente  salió para la iglesia y no vio nada anormal en la residencia; aunque notó que la puerta del cuarto de la víctima estaba un poco abierta, pero continuó su camino.
El sacerdote ni siquiera notó las huellas de sangre que salían de la habitación y se perdían en la entrada del baño.
Fue a las ocho de la mañana que Carmen Tapia de Biaggi, madre de la joven oficinista, al ver que su hija no se levantaba, salió con una taza de café en mano, vio que la puerta estaba semi abierta, pasó y encontró a su hija desnuda y en medio de un charco de sangre, la alcoba toda desordenada, al igual que rastros de sangre por todos lados.
Además, en una de sus manos tenía apretado un puñado de cabello de color negro, que presumiblemente pertenecía al asesino.
Una vez descubierto el cadáver de Lesbia, se presumía que algún degenerado la sorprendió para luego violarla y matarla vilmente; sin embargo, el 27 de octubre, el diario El Nacional, destaca en la última página la detención del “padre Biaggi”, e inmediatamente fue puesto a la orden de un tribunal por existir pruebas que era el responsable de la muerte y violación de su hermana
Luis Ramón Biaggi, capellán de la Cárcel de Vista Hermosa, dio sus primeras declaraciones y calificó de horrenda la muerte de su hermana, asimismo pidió todo el peso de la ley para los asesinos.
También los hermanos de la oficinista, entre ellos, el abogado Nanzo Biaggi, Ángel, Frank y Ada de Paraguán, pidieron la máxima pena que establecía el Código Penal para el responsable, en aquel momento.
Entre los sospechosos existían dos ex reclusos.
Honorio Aranguren, jefe de Investigaciones de la PTJ y el doctor Carlos Olivares Bosque, inspector general de dicho cuerpo, dirigieron las investigaciones.
Los expertos indicaron que tenían el caso adelantado, buscaban a dos ex reclusos de las Colonias Móviles de El Dorado en Guayana y en zonas de Oriente del país.
La noche que cometieron el crimen, vieron a estas dos personas a pocos metros de la casa de la víctima, una ex novia de uno de los hermanos de Lesbia, fue detenida pero posteriormente quedó en libertad, sólo por sospechas.
Las primeras hipótesis arrojadas por los sabuesos de la policía judicial, indicaban que se trataba de una resistencia al robo.
Los detectives sospecharon que la víctima descubrió a los ex reclusos robando en la vivienda y la infortunada mujer quiso evitarlo, después la mataron.
Lo cierto del caso es que ni, la madre, ni el hermano escucharon ruidos en el domicilio, hipótesis que después cambió.
Después de una serie de averiguaciones las cosas cambiaron, los funcionarios de la policía judicial, tenían suficientes indicios de creer que el cura tenía algo que ver con este hecho y descartaron la posibilidad de los ex reclusos.
El comisario-jefe de la PTJ en Ciudad Bolívar, Pedro Jesús Díaz Arvelo, estaba investigando y recabando pruebas e indicios, cuando pereció al naufragar la embarcación en la que viajaba en el río Caroní.
No faltó quien relacionara este hecho con el poder de la iglesia y su interés en defender a uno de sus representantes.
En virtud del problema, la población quiso tomar la justicia por sus propias manos, al llenar la ciudad de panfletos y caricaturas que representaban al padre asesino como un agente del mal que salía por las calles a seducir doncellas disfrazadas con sotana.
Los reporteros de El Nacional, Ezequiel Díaz Silva y Julián Montes de Oca, se atrevieron a especular y a suponer que había motivos para declarar la inocencia del padre Biaggi.
Por otro lado, el expediente de este caso llegó a las manos del doctor Álvaro Natera Febres, de mano de Carlos Olivares Bosque, inspector nacional de la PTJ, junto con un detenido, en este caso el padre Biaggi. Después el cura tuvo que ser trasladado a San de Los Morros.
A las puertas de la Policía Técnica Judicial se aglomeró un grupo de personas, ciudadanos que repudiaron la muerte de Lesbia María.
Asimismo la gente pedía justicia y todo el peso de la ley para el responsable.
En julio de 1964 los defensores del párroco, Cesáreo Espinal Vásquez y su hermano, Nanzo Biaggi Tapia, reunieron testimonios y elementos suficientes para que el juez José Vicente Berti absolviera al acusado por falta de pruebas.
Biaggi, cuando fue absuelto, al salir dijo: “No puede ser absuelto quien no es culpable”; además, “es preferible absolver a un culpable que condenar a un inocente”.
Tres años estuvo preso, o confinado. En se tiempo se graduó de abogado, escribió dos libros y se preparó para seguir proclamando su inocencia al salir.
Este 14 de octubre venidero se cumplirán 51 años del  brutal crimen de la joven Lesbia María Biaggi y también se cumplirán 51 años de impunidad quizás nunca sabremos ¿quién fue el autor? del abominable crimen de esa joven
De este caso se realizo la pelicula Cangrejo II de la cual les dejo una muestra 
 
 
 
 

 

Compartir este post

Published by Juan Alberto Velasquez - en Dawn
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Juan Velasquez
  • El blog de Juan Velasquez
  • : Enfocado en los años 60,70 y 80, con las Noticias que Cambiaron el Mundo las Bandas que Estremecieron y sacudieron al mundo. Cantantes y Canciones que hoy Recordamos con Nostalgia y las Series, Peliculas de cine y Television que nos Recuerdan una Epoca Dorada cargada de Muchos Asiertos y muchos Desaciertos.
  • Contacto

Enlaces

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog